MOVIMIENTO

Cuarzo
9F

La precisión y la simplicidad son la esencia del reloj ideal, lo que le permite cumplir con todos los compromisos a su portador. 9F fue el primer movimiento de cuarzo en lograr este fundamental ideal.

El mecanismo de cambio de fecha instantánea cambia la visualización de la fecha en 0,0005 segundos.
La torsión comparable a la de un movimiento mecánico hace posibles las agujas anchas icónicas de Gran Seiko.
Mejorada la precisión del segudero se consigue una mayor precisión en la posición de esta en la esfera y sobre los marcadores.
La estructura de sellado mejora la retención de los aceites lubricantes.

El Calibre 9F redefine el reloj de cuarzo, proporcionando un mayor rendimiento y una mayor durabilidad. Es un reloj de cuarzo que merece el nombre de Grand Seiko.

MECANISMO

Un movimiento de cuarzo depende de una pila como fuente de alimentación. La pila envía electricidad a un oscilador de cuarzo que vibra a, precisamente, 32.768 veces por segundo. Un circuito integrado (IC) detecta estas vibraciones y envía una señal de tiempo precisa, cada segundo, al motor de pasos. El motor de pasos se activa de acuerdo con esta señal de tiempo, rotando con precisón una serie de engranajes y las manecillas del reloj.

ARTESANÍA

Cambio de la fecha en 0,0005 segundos

El movimiento de cuarzo 9F utiliza una leva y una palanca junto con la rueda motriz del indicador de la fecha, como parte de una característica conocida como el "Mecanismo de Cambio de Fecha Instantáneo".

A través de este mecanismo, la rueda motriz del indicador de fecha construye la tensión en el resorte de la palanca mientras gira, soltando eventualmente la energía almacenada cuando alcanza la posición de la leva y empujando la rueda de calendario hacia adelante en sólo 0,0005 segundos.

Mientras que algunos movimientos mecánicos poseen suficiente torsión para realizar cambios de fecha instantánea, Grand Seiko fue el primero en usar el mecanismo en un movimiento de cuarzo.

La tarea de alinear el "Mecanismo de Cambio de Fecha Instantáneo" para que ocurra precisamente a medianoche cae sobre los expertos artesanos de Seiko, quienes cuidadosamente colocan el mecanismo a mano. Para asegurarse de que el cambio no ocurra prematuramente, el mecanismo se programa para activarse dentro de los cinco minutos de la medianoche.

ARTESANÍA

Un movimiento de cuarzo hecho a mano

Mientras que la mayoría de los movimientos de cuarzo del mundo son productos de montaje automático, el movimiento de cuarzo 9F de Grand Seiko, por su variedad de funciones complejas, se monta completamente a mano. Dos artesanos expertos combinan sus talentos individuales para preservar el estándar de alta calidad de Grand Seiko - uno a encargado del indicador de fecha y del montaje, y el otro a cargo del movimiento.

ARTESANÍA

Montaje y Ajuste

Una vez que el movimiento se ensambla, , se añaden la esfera, los marcadores y las agujas, y se instala en la caja todo el movimiento . La fijación de las agujas del reloj es quizás uno de los procedimientos más delicados y precisos, el cual requiere la habilidad suprema de un artesano experimentado.

Las agujas de las horas y de los minutos se apilan en paralelo en un espacio de sólo 2 mm y se fijan en su lugar con el eje de movimiento por la fuerza de la fricción. Sólo un experto en el ajuste puede asegurarse de que todas las agujas, a sólo 0,2 mm de distancia, funcionen sin problemas sin chocar entre sí a medida que giran.

Con el fin de garantizar que no se dañe a las agujas durante el montaje, los artesanos pulen las puntas de sus pinzas varias veces al día. Son estos minuciosos y continuos esfuerzos que han elevado Grand Seiko al nivel de arte.

  • TECNOLOGÍA

    Impulsando las anchas agujas de Grand Seiko mediante el Motor de Control de Doble Pulso

    Debido a la imposibilidad de igualar la alta torsión de relojes mecánicos, los relojes de cuarzo generalmente hacen uso de agujas más ligeras y delgadas. Los modelos de cuarzo Grand Seiko desafían esta limitación, manteniendo el mismo diseño de agujas anchas de Grand Seiko. El calibre de cuarzo 9F lo puede hacer gracias a su Motor de Control de Doble Pulso, un sistema capaz de mover las agujas más largas y más pesadas mientras que preserva la energía de la pila.

    En un movimiento normal de cuarzo, el segundero se mueve en un solo salto de un segundo al siguiente. En cambio, en el movimiento de cuarzo 9F, el segundero hace dos saltos consecutivos por segundo, activado por dos señales de impulsos sucesivos. Aumentar el número de señales de pulso, incrementa la torsión de salida del rotor, permitiendo el uso de agujas más pesadas de horas, de minutos y de segundos. Este proceso de dos pasos es indetectable por el ojo humano y parece como un solo paso, igual que los relojes de cuarzo estándar.

  • TECNOLOGÍA

    El IC (circuito integrado) de bajo consumo permite el control de la temperatura y alarga la duración de pila.

    El movimiento de cuarzo 9F va más allá de los estándares en el control de la temperatura también con un sistema de corrección de temperatura extremadamente bajo consumo. La mayoría de relojes de cuarzo no emplean un programa de control de la temperatura. Como se requiere una cantidad significativa de energía eléctrica para operar un sistema de control de temperatura, los relojes de cuarzo que usan este sistema se enfrentan al dilema de acortar la vida de la pila. El consumo de energía extremadamente bajo del sistema de control de temperatura utilizado en el movimiento de cuarzo 9F, resuelve este problema con éxito. En combinación con el Sistema de Control de Doble Pulso para las asgujas, este sistema de control de temperatura permite una autonomía de tres años.

  • TECNOLOGÍA

    Movimiento preciso de la aguja con el Mecanismo de Ajuste Automático "Backlash" (espacios de contragolpe)

    Las agujas son impulsadas por una serie de engranajes, y siempre hay un cierto baile, o espacios de contragolpe, entre los dientes que acoplan cada rueda con la siguiente. Aunque estos espacios de contragolpe permitan que los engranajes giren sin problemas, es responsable del ligero temblor del segundero, una imprecisión que era inaceptable para los diseñadores de Grand Seiko.

    Para corregirlo, se desarrolló el Mecanismo de Auto Ajuste "Backlash"; un método único para conseguir el movimiento preciso del segundero. El mecanismo hace uso de una espiral, un componente clave de los relojes mecánicos. Utilizando la pequeña fuerza del resorte proporcionada por la espiral, el débil temblor se estabiliza, y el segundero avanza con precisión.

  • TECNOLOGÍA

    Estructura de Ejes Independientes para el movimiento suave de las agujas

    Interferencias inadvertidas entre las agujas de horas, de minutos o de segundos pueden ocurrir durante los ajustes de hora, provocando un ligero temblor al segundero más delgado. Como hasta el más mínimo temblor es incompatible con las normas de Grand Seiko, los ingenieros desarrollaron una solución conocida como la Estructura de Ejes Independientes para evitar este problema.

    El segundero se desplaza alrededor de la esfera 1.440 veces cada día, mientras que el minutero completa 24 vueltas. La hora exacta sólo se puede visualizar correctamente si no hay interferencias entre estas piezas giratorias.

    En el movimiento de cuarzo 9F, se permite que el eje de cada aguja se mueva independientemente, evitando así que las agujas se rocen entre sí, y eliminando los temblores cuando se ajusta la hora y facilitando el movimiento suave y preciso.

  • TECNOLOGÍA

    Ajuste preciso de hora

    El movimiento de la corona es otra característica única del movimiento de cuarzo 9F.

    En los relojes de cuarzo estándar, un giro completo de la corona mueve el minutero el equivalente a 60 minutos. El movimiento de cuarzo 9F reduce esta equivalencia a 20 minutos, haciendo posible ajustar la hora con una presición aún mayor.

    La corona misma es también más prominente, con un espesor de 11 mm, lo que asegura que los errores operativos se evitan al cambiar la fecha.

CALIDAD

Ajuste a su entorno

CALIDAD

Cambiando de regulación para el control de precisión en un movimiento de cuarzo

Mientras que los relojes mecánicos poseen un mecanismo para el ajuste de precisión, estos controles son imposibles en la mayoría de los relojes de cuarzo.

El movimiento de cuarzo 9F, sin embargo, cuenta con un interruptor de regulación que hace posible tal control. Si, debido a condiciones ambientales u otros factores, un reloj se vuelve demasiado rápido o lento, el interruptor puede ser usado para corregir tales divergencias. Los propietarios que llegan a conocer íntimamente las tendencias individuales de su reloj a lo largo de años, pueden ajustar rápidamente la precisión y seguir utilizándolo durante años.

Por la excelente precisión inherente del movimiento de cuarzo 9F, la mayoría nunca necesitará saber sobre la existencia de esta función de ajuste. Esto es así gracias a los altos estándares fijados por Grand Seiko.

  • CALIDAD

    Una Cabina Súper Sellada para una calidad garantizada

    Grand Seiko desarrolló su Cabina Súper Sellada para asegurar que el rotor, el corazón del movimiento de cuarzo, esté encerrado en un ambiente altamente hermético.

    Esta estructura evita que el polvo entre en las zonas delicadas del movimiento, cuando se cambia la pila, y asegura que la reserva del aceite lubricante para el pivote del motor de pasos esté sellada para que no entre el aire, prolongando la vida del lubricante. Todo el mecanismo refleja una comprensión profunda de la precisión del movimiento de cuarzo y sirve para el propósito de presevar la fiabilidad a largo plazo y la precisión del calibre 9F.

    La Cabina Súper Sellada está diseñada para minimizar el riesgo de daño cuando se abre la caja, por cambio de pila que todos los movimientos de cuarzo requieren. La pared que separa la pila del tren de engranajes para evitar la introducción de partículas extrañas tiene una mirilla incrustada con una rubí para la observación durante los cambios de batería.

  • CALIDAD

    El proceso de envejecimiento de 3 meses para los osciladores de cuarzo

    El Calibre 9F proporciona una tasa de precisión excepcional de +/- 10 segundos por año. Esto es así gracias a la selección de los cristales de cuarzo altamente estables, los cuales son sometidos a un proceso de envejecimiento riguroso.
    La precisión de un reloj de cuarzo depende de si el oscilador de cuarzo puede mantener una tasa de precisión de 32.768 oscilaciones por segundo.

    A pesar de la regularidad general de esta oscilación, cada oscilador de cuarzo tiene diferentes características de rendimiento, con algunos de ellos incapaces de mantener un rendimiento estable durante el curso de su uso y frente a los cambios en el medio ambiente. Sin embargo, otros osciladores pueden rendir con alta precisión al principio, pero sufren un cambio de oscilación tras años de uso, llegando finalmente a un nivel de inexactitud.

    Teniendo en cuenta este hecho, Seiko introdujo su proceso de envejecimiento de cristal para garantizar que los osciladores se estabilicen antes de ser utilizados. Gran Seiko fue el primero en el mundo en utilizar osciladores de cuarzo seleccionados a través de este proceso.

    Como parte del proceso, los osciladores de cuarzo hechos en la manufactura son primero 'envejecidos' por tres meses, durante los cuales se someten a ciertas tensiones de manera que sus características se estabilicen. Sólo entonces son probados y seleccionados, y sólo osciladores de cuarzo que cumplen estrictas normas se utilizan en el movimiento de cuarzo 9F.

  • CALIDAD

    Monitorizando la temperatura 540 veces al día

    Los osciladores de cuarzo son susceptibles a cambios de temperatura.

    La tasa de 32,768 oscilaciones por segundo fluctúa con cambios en la temperatura ambiente.

    Si esta tasa varia incluso una sola vibración por segundo, la precisión puede caer hasta 16 minutos al año.

    Para resolver este problema, la información sobre las características individuales de un oscilador se almacena previamente en el IC (circuito integrado). Al asociar cada oscilador con su propio IC, de esta manera, el movimiento 9F puede funcionar perfectamente. En cualquier caso, la temperatura en el interior del reloj es también medida 540 veces al día. Los datos de temperatura se transfieren y se procesa por el IC, que compensa cualquier desviación que sería perjudicial para la preservación de una gran precisión.

Historia

Grand Seiko comenzó su larga historia en 1960 con los relojes mecánicos. En 1988, nació el primer cuarzo de Grand Seiko que llevaba un movimiento extraordinario, con una precisión de ± 10 segundos al año. En 1993, Grand Seiko alcanzó un nuevo estándar para los relojes de cuarzo con el lanzamiento de la serie 9F8, que incorporaba nuevas características, incluyendo el Mecanismo de Auto Ajuste Backlash, el Motor de Control de Doble Paso, y el Mecanismo de Cambio de Fecha Instantáneo.

MÁS INFORMACIÓN