Grand Seiko. Diez historias que abrazan el futuro. Vol.6 Spring Drive. El sueño de un ingeniero que tardó 28 años en realizarse.

SUEÑO Un tipo de reloj completamente nuevo, nacido de la fusión de lo mejor en relojería tradicional y de alta tecnología.

La era del cuarzo comenzó el día de Navidad de 1969 cuando se reveló por primera vez el Seiko Quartz Astron y marcó el comienzo de una ola de desarrollo tecnológico que, en los años siguientes, revolucionó la relojería. En 1977, Seiko lanzó el primer reloj analógico solar y, en 1973, el primer reloj digital LCD. Independientemente de lo avanzado que estos desarrollos hayan sido, sin duda, no alcanzaron cumplir el sueño de un joven ingeniero de Seiko Epson, Yoshikazu Akahane. Tras unirse a Seiko poco después del lanzamiento de Astron, vio las ventajas de los relojes mecánicos y de cuarzo y soñó que algún día podría crear un reloj que entregara la precisión del cuarzo sin depender de las pilas, la luz, las ondas de radio o cualquier otro tipo de fuente de energía o señal. Lo que soñó fue un reloj que combinaba lo mejor de las dos excelentes tecnologías de cronometraje, mecánica y cuarzo. Tardó casi tres décadas, pero al final su sueño se hizo realidad.

Basado en las ideas de Akahane, Seiko Epson presentó una patente para esta tecnología en 1978, pero él y su pequeño equipo encontraron una extrema dificultad en su aplicación práctica. Aunque la idea era perfectamente viable, tenían que hacer grandes avances en todos los aspectos de las tecnologías existentes para realizar tal reloj. Para activar un cristal de cuarzo usando la energía generada a través de un movimiento mecánico, la eficiencia de generación de energía tenía que mejorarse enormemente, mientras que al mismo tiempo, el consumo de energía del circuito integrado debía reducirse en gran medida. Para empezar, el progreso fue lento, pero gracias a los avances realizados en otras áreas, incluida la creación de Seiko Kinetic en 1988, lo imposible comenzó a ser previsible. Desde finales de la década de 1990, el ritmo de la investigación y el desarrollo progresó más rápidamente y la empresa puso todos sus recursos en el proyecto. Lo que había comenzado como el sueño de un hombre era ahora una prioridad para toda la compañía.

Este nuevo tipo de reloj necesitaba un nuevo nombre y le pusieron Spring Drive. Este nombre fue seleccionado para mostrar que el reloj era esencialmente lo mismo que un reloj mecánico, pero con un nuevo tipo de regulador. De hecho, el 80% de los componentes eran exactamente los mismos que en un reloj mecánico de alta calidad y el nombre destacó deliberadamente la base tradicional del movimiento y el respeto del equipo por todo lo que representaba. Solo el regulador era diferente y se le dio el nombre de ""regulador de triple sincronización"", destacando la forma única en que se aprovecharon tres formas de energía, mecánica, eléctrica y electromagnética para alimentarlo. Este notable reloj se dio a conocer en 1999. Poco después, por desgracia, Yoshikazu Akahane falleció, pero no antes de que su genio fuera reconocido por la recepción abrumadoramente positiva que recibió Spring Drive. Otras compañías lo habían intentado, pero solo él y su equipo lo habían logrado.

La primera generación de Spring Drive usó un movimiento de cuerda manual que fue un triunfo tanto técnico como comercial. Sin embargoo y por supuesto, el equipo de diseño había puesto sus miras más altas y, para ser digno del nombre de Grand Seiko, vieron que Spring Drive debería tener la capacidad de ser carga automática así como manualmente. El equipo se puso a trabajar para desarrollar el calibre que se llamaría 9R y que impulsa todos los relojes Grand Seiko Spring Drive hoy.

El movimiento de la muñeca da cuerda al muelle real. La energía del muelle se convierte en electricidad. El circuito de cuarzo controla con precisión la velocidad de rotación de los engranajes, que luego mueven las agujas. Este mecanismo es un movimiento completamente autónomo y de alta precisión que salva la gran brecha en la relojería. Hasta la aparición de Spring Drive, la autonomía de los relojes mecánicos fue muy apreciada, pero su precisión fue relativamente baja, mientras que la alta precisión del cuarzo solo estaba disponible en un reloj que requería una pila. Spring Drive resolvió este dilema y, finalmente, entregó lo mejor de ambos mundos relojeros.

SUEÑO Un tipo de reloj completamente nuevo, nacido de la fusión de lo mejor en relojería tradicional y de alta tecnología.

La era del cuarzo comenzó el día de Navidad de 1969 cuando se reveló por primera vez el Seiko Quartz Astron y marcó el comienzo de una ola de desarrollo tecnológico que, en los años siguientes, revolucionó la relojería. En 1977, Seiko lanzó el primer reloj analógico solar y, en 1973, el primer reloj digital LCD. Independientemente de lo avanzado que estos desarrollos hayan sido, sin duda, no alcanzaron cumplir el sueño de un joven ingeniero de Seiko Epson, Yoshikazu Akahane. Tras unirse a Seiko poco después del lanzamiento de Astron, vio las ventajas de los relojes mecánicos y de cuarzo y soñó que algún día podría crear un reloj que entregara la precisión del cuarzo sin depender de las pilas, la luz, las ondas de radio o cualquier otro tipo de fuente de energía o señal. Lo que soñó fue un reloj que combinaba lo mejor de las dos excelentes tecnologías de cronometraje, mecánica y cuarzo. Tardó casi tres décadas, pero al final su sueño se hizo realidad.

Basado en las ideas de Akahane, Seiko Epson presentó una patente para esta tecnología en 1978, pero él y su pequeño equipo encontraron una extrema dificultad en su aplicación práctica. Aunque la idea era perfectamente viable, tenían que hacer grandes avances en todos los aspectos de las tecnologías existentes para realizar tal reloj. Para activar un cristal de cuarzo usando la energía generada a través de un movimiento mecánico, la eficiencia de generación de energía tenía que mejorarse enormemente, mientras que al mismo tiempo, el consumo de energía del circuito integrado debía reducirse en gran medida. Para empezar, el progreso fue lento, pero gracias a los avances realizados en otras áreas, incluida la creación de Seiko Kinetic en 1988, lo imposible comenzó a ser previsible. Desde finales de la década de 1990, el ritmo de la investigación y el desarrollo progresó más rápidamente y la empresa puso todos sus recursos en el proyecto. Lo que había comenzado como el sueño de un hombre era ahora una prioridad para toda la compañía.

Este nuevo tipo de reloj necesitaba un nuevo nombre y le pusieron Spring Drive. Este nombre fue seleccionado para mostrar que el reloj era esencialmente lo mismo que un reloj mecánico, pero con un nuevo tipo de regulador. De hecho, el 80% de los componentes eran exactamente los mismos que en un reloj mecánico de alta calidad y el nombre destacó deliberadamente la base tradicional del movimiento y el respeto del equipo por todo lo que representaba. Solo el regulador era diferente y se le dio el nombre de ""regulador de triple sincronización"", destacando la forma única en que se aprovecharon tres formas de energía, mecánica, eléctrica y electromagnética para alimentarlo. Este notable reloj se dio a conocer en 1999. Poco después, por desgracia, Yoshikazu Akahane falleció, pero no antes de que su genio fuera reconocido por la recepción abrumadoramente positiva que recibió Spring Drive. Otras compañías lo habían intentado, pero solo él y su equipo lo habían logrado.

La primera generación de Spring Drive usó un movimiento de cuerda manual que fue un triunfo tanto técnico como comercial. Sin embargoo y por supuesto, el equipo de diseño había puesto sus miras más altas y, para ser digno del nombre de Grand Seiko, vieron que Spring Drive debería tener la capacidad de ser carga automática así como manualmente. El equipo se puso a trabajar para desarrollar el calibre que se llamaría 9R y que impulsa todos los relojes Grand Seiko Spring Drive hoy.

El movimiento de la muñeca da cuerda al muelle real. La energía del muelle se convierte en electricidad. El circuito de cuarzo controla con precisión la velocidad de rotación de los engranajes, que luego mueven las agujas. Este mecanismo es un movimiento completamente autónomo y de alta precisión que salva la gran brecha en la relojería. Hasta la aparición de Spring Drive, la autonomía de los relojes mecánicos fue muy apreciada, pero su precisión fue relativamente baja, mientras que la alta precisión del cuarzo solo estaba disponible en un reloj que requería una pila. Spring Drive resolvió este dilema y, finalmente, entregó lo mejor de ambos mundos relojeros.

Read More

A la izquierda está el primer reloj Spring Drive del mundo, presentado en 1999, que lleva el Calibre 7R68 de carga manual. Tenía un indicador de reserva de marcha en la posición de las 10. On the right is the first Grand Seiko Spring Drive creation, launched in 2004. Utiliza el Caliber 9R65 de carga automática, con una reserva de marcha notable de 72 horas.

1982
Spring Drive de Carga Manual
Primer prototipo

Se instalaron piezas electrónicas alrededor del escape de un movimiento mecánico para controlar la rotación de los engranajes. El prototipo consumía una gran cantidad de energía y también tenía una eficiencia pobre de generación de energía, y solo podía funcionar durante unas tres horas, pero lo que era más importante, demostraba que el concepto era viable.

1993
Spring Drive de Carga Manual
Segundo prototipo

El movimiento mecánico se mejoró, pero los problemas de administración de energía quedaban sin resolverse, como lo demuestra la enorme bobina. Como había una necesidad de reducir el tamaño del circuito electrónico, y la reserva de energía era solo de aproximadamente 10 horas, esta ruta de desarrollo no se seleccionó.

1999
Spring Drive de Carga Manual

Calibre 7R68, completado en 1999. La caja y la esfera fueron exquisitamente terminadas en este reloj, el primero que demostró que Spring Drive era un reloj de prestigio con un movimiento de valor duradero y altos valores de artesanía. El fondo de caja permitió una visión clara del movimiento, cuya singularidad era clara desde la rueda deslizante que gira exactamente ocho veces por segundo.

1982
Spring Drive de Carga Manual
Primer prototipo

Se instalaron piezas electrónicas alrededor del escape de un movimiento mecánico para controlar la rotación de los engranajes. El prototipo consumía una gran cantidad de energía y también tenía una eficiencia pobre de generación de energía, y solo podía funcionar durante unas tres horas, pero lo que era más importante, demostraba que el concepto era viable.

1993
Spring Drive de Carga Manual
Segundo prototipo

El movimiento mecánico se mejoró, pero los problemas de administración de energía quedaban sin resolverse, como lo demuestra la enorme bobina. Como había una necesidad de reducir el tamaño del circuito electrónico, y la reserva de energía era solo de aproximadamente 10 horas, esta ruta de desarrollo no se seleccionó.

1999
Spring Drive de Carga Manual

Calibre 7R68, completado en 1999. La caja y la esfera fueron exquisitamente terminadas en este reloj, el primero que demostró que Spring Drive era un reloj de prestigio con un movimiento de valor duradero y altos valores de artesanía. El fondo de caja permitió una visión clara del movimiento, cuya singularidad era clara desde la rueda deslizante que gira exactamente ocho veces por segundo.

SECCIÓN

El Spring Drive de carga automática, 2004

El desarrollo de un Spring Drive de carga automática comenzó en 1998 y se necesitó otros seis años. En 2002, se decidió utilizar este movimiento en Grand Seiko y los niveles requeridos de precisión, reserva de marcha y acabado se elevaron de acuerdo con los estándares técnicos que debían cumplirse. La versión final se completó en 2003 y en septiembre de 2004 se lanzó en Grand Seiko.

*Algunos de los relojes que se muestran en esta página tienen diferentes especificaciones a las del momento de su lanzamiento.