Grand Seiko. Diez historias que abrazan el futuro. Vol.2 Forma perfecta: La búsqueda de la belleza con una estética japonesa.

CÓDIGO DE DISEÑO Un código de diseño creado con líneas límpias y el brillo de la calidad

Luz, sombra y líneas claras. Estos tres elementos formaron la piedra angular del diseño de Grand Seiko, pero antes de que el diseño pudiera realizarse, se requería un nuevo nivel de precisión en la fabricación y se produjo a través de un cambio en la forma en que se realizaron las mediciones. Hasta 1960, Seiko había estado utilizando una unidad especial llamada ""ligne"", que era el estándar principal en la industria relojera, pero en 1962, Seiko cambió la unidad al milímetro. Esto resultó en un cambio en la unidad mínima de 1/4 de linge (aproximadamente 0,56 mm) a 0,1 mm, lo que permite un diseño más preciso de la caja del reloj y los componentes exteriores.

Lo central para la creación del Estilo Grand Seiko fue el desafío de dar a cada caja una firma distintiva. La caja se hace por forja en frío de acero inoxidable y, gracias a su diseño más preciso, se logró una forma tridimensional más nítida. De particular importancia fue el aspecto único de la cresta que se extendía desde el lado de la caja a las patas. La esfera también tenía un aspecto propio. Para aprovechar al máximo la interacción de luz y sombra, los marcadores de hora en la esfera fueron cortados para ser multifacéticos y luego pulidos cuidadosamente. La esfera era plana para ayudar a asegurar la resistencia al agua de la caja y para permitir que los marcadores se destacaran en relieve agudo. Estos elementos se convirtieron en parte de la definición del Estilo Grand Seiko y se desarrollaron a mayores niveles de sofisticación en el GS Self-dater en 1964 y, a continuación, el 44GS en 1967.

Todo se reunió en el 44GS del 1967, el reloj que estableció, de una vez por todas, el Estilo Grand Seiko. La forma de la caja era revolucionaria. La superficie frontal plana se pulió para un acabado sin distorsión, logrado mediante un método conocido como pulido de Zaratsu.
Esta técnica requiere gran habilidad y larga experiencia para perfeccionar.

Los laterales de la caja se inclinaban pronunciadamente hacia dentro para permitir que el reloj sentara perfectamente en la muñeca y para dar un aspecto único. La corona se colocó bastante metida en la caja, para preservar la belleza de esta línea.
El diseñador Grand Seiko llevó el tema más allá en cada otro detalle para crear lo que se conoce hoy como el Estilo Grand Seiko. Hizo las agujas, así como los marcadores de horas multifacético para permitir que la luz jugara a través de la esfera y creó un bisel pulido espejo, por lo que toda la estética del diseño se basaba en la nitidez y brillo. Con el 44GS, Grand Seiko había encontrado su código de diseño y nació una leyenda .

CÓDIGO DE DISEÑO Un código de diseño creado con líneas límpias y el brillo de la calidad

Luz, sombra y líneas claras. Estos tres elementos formaron la piedra angular del diseño de Grand Seiko, pero antes de que el diseño pudiera realizarse, se requería un nuevo nivel de precisión en la fabricación y se produjo a través de un cambio en la forma en que se realizaron las mediciones. Hasta 1960, Seiko había estado utilizando una unidad especial llamada ""ligne"", que era el estándar principal en la industria relojera, pero en 1962, Seiko cambió la unidad al milímetro. Esto resultó en un cambio en la unidad mínima de 1/4 de linge (aproximadamente 0,56 mm) a 0,1 mm, lo que permite un diseño más preciso de la caja del reloj y los componentes exteriores.

Lo central para la creación del Estilo Grand Seiko fue el desafío de dar a cada caja una firma distintiva. La caja se hace por forja en frío de acero inoxidable y, gracias a su diseño más preciso, se logró una forma tridimensional más nítida. De particular importancia fue el aspecto único de la cresta que se extendía desde el lado de la caja a las patas. La esfera también tenía un aspecto propio. Para aprovechar al máximo la interacción de luz y sombra, los marcadores de hora en la esfera fueron cortados para ser multifacéticos y luego pulidos cuidadosamente. La esfera era plana para ayudar a asegurar la resistencia al agua de la caja y para permitir que los marcadores se destacaran en relieve agudo. Estos elementos se convirtieron en parte de la definición del Estilo Grand Seiko y se desarrollaron a mayores niveles de sofisticación en el GS Self-dater en 1964 y, a continuación, el 44GS en 1967.

Todo se reunió en el 44GS del 1967, el reloj que estableció, de una vez por todas, el Estilo Grand Seiko. La forma de la caja era revolucionaria. La superficie frontal plana se pulió para un acabado sin distorsión, logrado mediante un método conocido como pulido de Zaratsu.
Esta técnica requiere gran habilidad y larga experiencia para perfeccionar.

Los laterales de la caja se inclinaban pronunciadamente hacia dentro para permitir que el reloj sentara perfectamente en la muñeca y para dar un aspecto único. La corona se colocó bastante metida en la caja, para preservar la belleza de esta línea.
El diseñador Grand Seiko llevó el tema más allá en cada otro detalle para crear lo que se conoce hoy como el Estilo Grand Seiko. Hizo las agujas, así como los marcadores de horas multifacético para permitir que la luz jugara a través de la esfera y creó un bisel pulido espejo, por lo que toda la estética del diseño se basaba en la nitidez y brillo. Con el 44GS, Grand Seiko había encontrado su código de diseño y nació una leyenda .

Read More

The 44GS

La 44GS, la obra maestra que encarnó el Estilo Grand Seiko en 1967, fue reeditada en 2013 como una edición limitada, SBGW047. El cristal, el grosor de la caja y otros detalles se actualizaron, pero el diseño característico de la caja con sus líneas rectas, planos y superficies curvas bidimensionales fue reproducido fielmente. La superficie libre de distorsión, altamente pulida de la caja es verdaderamente como un espejo en su reflexión.

SBGW047

Las exquisitas superficies pulidas y sin distorsión del bisel y la caja son el producto del pulido de Zaratsu, un arte dominado sólo por los artesanos más expertos. Los laterales de la caja inclinados hacia dentro son una superficie particularmente desafiante para esta técnica. (El modelo en la foto es SBGW047)

Las exquisitas superficies pulidas y sin distorsión del bisel y la caja son el producto del pulido de Zaratsu, un arte dominado sólo por los artesanos más expertos. Los laterales de la caja inclinados hacia dentro son una superficie particularmente desafiante para esta técnica. (El modelo en la foto es SBGW047)

SBGH219

El acabado pulido da a los marcadores de hora multifacéticos un destello brillante, pero una sombra atractiva se proyecta en el otro lado.
(El modelo en la foto es SBGH219 )

SBGH219

Los laterales de las agujas de horas y minutos se cortan diagonalmente y luego se pulen a un acabado brillante. Esta precisión es evidente en todas las superficies, hasta la punta de cada aguja.
(El modelo en la foto es SBGH219 )

SBGW047

El espesor de la caja es de 11,5mm, pero parece más delgada debido a su inclinación hacia adentro. El cristal es de zafiro, pero en consonancia con el original 44GS, es en forma de caja.
(El modelo en la foto es SBGW047)