Grand Seiko. Diez historias que abrazan el futuro. Vol.1 Precisión y diseño,
la historia de los esfuerzos de Seiko comenzó con la búsqueda de estos dos objetivos.

PRECISION Alcanzando una precisión de clase mundial a través de tecnología propia patentada.

La historia de la industria relojera en Japón comenzó en la era Meiji con la importación y venta de relojes occidentales. Hacia finales del 1800, se vio el nacimiento de las primeras fábricas japonesas de relojes. Entre ellas Seikosha, que fue fundada en 1892 y produjo el primer reloj de bolsillo en 1895. Al principio, mayoritariamente se hacían relojes que seguían el estilo de los relojes occidentales, pero después del final de la Segunda Guerra Mundial, todo cambió. El gobierno japonés puso énfasis en todas aquellas industrias que hicieran instrumentos de precisión como claves para la reconstrucción del país, después de la guerra. Los relojes estaban entre los productos seleccionados. Sin embargo, Japón no sólo estaba muy atrasado en cuanto a tecnología, sino que además no disponía de los últimos instrumentos mecánicos y mecanismos debido a las restricciones a la importación.

Pero, ¿por qué Seiko tenía tanta prisa en fabricar relojes japoneses de alta calidad? Una de las razones era la liberalización programada de las importaciones de relojes de pulsera para 1961. El alto volumen de importaciones de relojes de calidad podrían destruir la industria relojera japonesa. Por tanto, se convirtió en primordial desarrollar y comercializar relojes de alta precisión, que serían internacionalmente competitivos, y este desafío fue abordado bajo el lema, ""Alcanza y adelanta a los relojes importados.""

Un material de espiral resistente al cambio de temperatura y un volante que crea fricciones menos viscosas con el aire fueron cruciales para mejorar la precisión. Seiko fue capaz de resolver esta difícil cuestión a través de la investigación conjunta con una universidad y gracias a la introducción de las últimas herramientas. Además, la necesidad de un sistema de resistencia a los golpes para absorberlos en el volante fue resuelto con el Diashock, propiedad de Seiko, que soporta el rubí con un resorte. Tener todos los componentes necesarios, sin embargo, no erar ni es suficiente para mejorar la precisión. Para que los artesanos pudieran demostrar plenamente sus grandes habilidades en captar el rasgo distintivo de un reloj y en hacer los ajustes necesarios para mejorar la precisión en todos y cada uno de ellos, eran impresciibles los mecanismos, que facilitarían esta búsqueda de la precisión. El Lord Marvel de 1958 tenía un movimiento que incluía un perno móvil fácilmente ajustable, pero tenía un volante pequeño. El volante fue ampliado, y por tanto, el isocronismo se consiguió mejorar, en el Crown de 1959, pero el perno permanecía fijo. El calibre 3180 con un volante de 12mm y el perno móvil fue desarrollado entonces y colocado en el Grand Seiko de 1960 para facilitar la búsqueda a fondo de la precisión.

Grand Seiko fue la culminación de las tecnologías propiedad de Seiko, nacido con el objetivo de ser un reloj de alta precisión, competitivo a nivel mundial. Su nacimiento también marcó el momento en que un reloj japonés fue finalmente capaz de unirse a las filas de los mejores relojes del mundo, después de años de persecusión de este sueño.

PRECISIÓN Alcanzando una precisión de clase mundial a través de tecnología propia patentada.

La historia de la industria relojera en Japón comenzó en la era Meiji con la importación y venta de relojes occidentales. Hacia finales del 1800, se vio el nacimiento de las primeras fábricas japonesas de relojes. Entre ellas Seikosha, que fue fundada en 1892 y produjo el primer reloj de bolsillo en 1895. Al principio, mayoritariamente se hacían relojes que seguían el estilo de los relojes occidentales, pero después del final de la Segunda Guerra Mundial, todo cambió. El gobierno japonés puso énfasis en todas aquellas industrias que hicieran instrumentos de precisión como claves para la reconstrucción del país, después de la guerra. Los relojes estaban entre los productos seleccionados. Sin embargo, Japón no sólo estaba muy atrasado en cuanto a tecnología, sino que además no disponía de los últimos instrumentos mecánicos y mecanismos debido a las restricciones a la importación.

Pero, ¿por qué Seiko tenía tanta prisa en fabricar relojes japoneses de alta calidad? Una de las razones era la liberalización programada de las importaciones de relojes de pulsera para 1961. El alto volumen de importaciones de relojes de calidad podrían destruir la industria relojera japonesa. Por tanto, se convirtió en primordial desarrollar y comercializar relojes de alta precisión, que serían internacionalmente competitivos, y este desafío fue abordado bajo el lema, ""Alcanza y adelanta a los relojes importados.""

Un material de espiral resistente al cambio de temperatura y un volante que crea fricciones menos viscosas con el aire fueron cruciales para mejorar la precisión. Seiko fue capaz de resolver esta difícil cuestión a través de la investigación conjunta con una universidad y gracias a la introducción de las últimas herramientas. Además, la necesidad de un sistema de resistencia a los golpes para absorberlos en el volante fue resuelto con el Diashock, propiedad de Seiko, que soporta el rubí con un resorte. Tener todos los componentes necesarios, sin embargo, no erar ni es suficiente para mejorar la precisión. Para que los artesanos pudieran demostrar plenamente sus grandes habilidades en captar el rasgo distintivo de un reloj y en hacer los ajustes necesarios para mejorar la precisión en todos y cada uno de ellos, eran impresciibles los mecanismos, que facilitarían esta búsqueda de la precisión. El Lord Marvel de 1958 tenía un movimiento que incluía un perno móvil fácilmente ajustable, pero tenía un volante pequeño. El volante fue ampliado, y por tanto, el isocronismo se consiguió mejorar, en el Crown de 1959, pero el perno permanecía fijo. El calibre 3180 con un volante de 12mm y el perno móvil fue desarrollado entonces y colocado en el Grand Seiko de 1960 para facilitar la búsqueda a fondo de la precisión.

Grand Seiko fue la culminación de las tecnologías propiedad de Seiko, nacido con el objetivo de ser un reloj de alta precisión, competitivo a nivel mundial. Su nacimiento también marcó el momento en que un reloj japonés fue finalmente capaz de unirse a las filas de los mejores relojes del mundo, después de años de persecusión de este sueño.

Read More

El primer Grand Seiko (lanzado en 1960)

El primer Grand Seiko (lanzado en 1960) Grand Seiko combinó el movimiento de alta precisión con un diseño que era legible y de lujo. Con una presencia digna que merece el nombre de "Grand", fue muy aclamado a pesar de su costoso posicionamiento. Su perfección brilla incluso ahora, más de medio siglo desde su nacimiento.

Lord Marvel, 1958
Lord Marvel, 1958
Lord Marvel, 1958

La producción de Lord Marvel comenzó en 1958 como el sucesor del Marvel. Se utilizó en el movimiento un volante adoptado el año anterior, y se introdujo el sistema de resistencia a choques S-1, recién desarrollado (el modelo S-2 se usó más tarde). Presentaba un perno móvil y un volante de 11 mm.

Crown, 1959
Crown, 1959
Crown, 1959

El Crown estaba equipado del calibre 560, un movimiento grande que fue desarrollado para aumentar la precisión. Para mejorar el isocronismo, se adoptó un volante grande de 12 mm, y se amplió el cilindro del muelle real para conseguir una mayor torsión. El sistema de absorción de choque fue Diashock, y el Diafix se utilizó en las ruedas para la retención de la lubricación.

Grand Seiko, 1960
Grand Seiko, 1960
Grand Seiko, 1960

El calibre 3180 fue un movimiento creado para Grand Seiko, que combinó las ventajas del Lord Marvel y del Crown, con un perno móvil y un volante grande, así como el último sistema de resistencia a los golpes. La precisión fue de -3 a +12 segundos por día, equivalente al grado superior de un cronómetro estándar, establecido según el criterio de la época del Bureaux Officiels de Contrôle de la Marche des Montres.

Los dos modelos pioneros
que sentaron las bases para Grand Seiko

  • Lord Marvel
    Lord Marvel
    Lord Marvel

    Lanzado en 1958, el Lord Marvel era simple y robusto, con grandes marcadores y agujas para mejorar la legibilidad. En ese momento era el modelo de más alta gama de Seiko. Sirvió como el modelo de demostración de la destreza técnica de Seiko, con las subsiguientes variaciones que llevó el primer movimiento Hi-Beat manufacturado en Japón.

  • Crown
    Crown
    Crown

    El Crown era un reloj elegante con las agujas y los marcadores delgados, una caja con un perfil suave, y las lengüetas estrechas. Lanzado en 1959, este reloj de movimiento grande emanó una presencia graciosa.

*Algunas de las fotos de relojes en esta página tienen especificaciones diferentes del momento de su lanzamiento.